El Despertar espiritual

El Despertar espiritual

Una de las razones por las que hay tantos malentendidos en torno al tema del despertar espiritual es que a menudo no definimos los términos relevantes.

En A Sociable God, por ejemplo, Ken Wilber proporciona nueve definiciones válidas de espíritu y espiritualidad.

A menudo vinculamos la «espiritualidad» con el contexto de la religión, pero en mi experiencia (como veremos a continuación), esto es problemático. Por ahora, definamos lo espiritual como una cualidad de estar más allá del dominio físico o material de la existencia.

La iluminación también puede significar muchas cosas diferentes, pero a menudo se asocia con la cognición. Puedes tener una «mente iluminada» a través del estudio disciplinado de los principios espirituales superiores. Pero esta iluminación no significa que estés espiritualmente despierto o psicológicamente consciente.

¿Qué es el despertar espiritual?
El despertar espiritual, entonces, es un despertar de una dimensión de la realidad más allá de los límites del ego. El ego es nuestro sentido exclusivo de uno mismo o «yo».

Este despertar ocurre cuando, por cualquier razón, el ego de alguna manera se va para que un Yo Superior o Espíritu pueda surgir dentro.

El individuo promedio es más arquetipo que humano. Es decir, el ego es principalmente una colección de arquetipos, programas o patrones de conducta establecidos. Los taoístas llaman a esta serie de programas la mente adquirida, un conjunto de condicionamientos mundanos que recopilamos desde el nacimiento.

El despertar espiritual implica el regreso de lo que los taoístas llaman el Espíritu Original, o lo que Jung llamó el Ser. Y es este retorno del Espíritu lo que nos hace verdaderamente humanos.