Tos ferina

Tos ferina

¿Qué es la Tos Ferina?

La tos ferina o pertusis es una infección por virus de las vías respiratorias sumamente contagiosa. En muchas personas por lo que se ha podido ver y estudiar se  ha caracterizado por una tos seca intensa con sonidos agudos que al inhalar parecen chillidos.

¿A quienes ataca la Tos Ferina?

La tos ferina afecta a niños en desarrollo que todavía no han completado sus vacunas. También afecta a adolecentes y adultos que han perdido la inmunidad a esta.

 

Las muertes asociadas a la tos ferina son muy poco frecuentes pero ocurren frecuentemente en bebés. Por eso es tan importante que las mujeres embarazadas, y otras personas que van a tener contacto directo con el bebé, se vacunen contra la tos ferina.

  • La tos generalmente es causada por virus y los antibióticos no suelen ser necesarios.
  • Los medicamentos para la tos no son recomendables para niños de 4 años de edad y menores ni para niños de 4 a 6 años de edad, a menos que lo indique su médico. Los estudios han demostrado sistemáticamente que los medicamentos para la tos no funcionan en el grupo de edad de 4 años y menores, y pueden provocar efectos secundarios graves. No se deben administrar a los niños medicamentos para la tos con narcóticos como la codeína.

Los sintomas de la Tos ferina

Una vez que te contagias con tos ferina, los signos y síntomas demoran unos 7 a 10 días en aparecer, aunque a veces puede ser más tiempo. Por lo general son leves al principio y se parecen a los del resfriado común:

  • Moqueo
  • Congestión nasal
  • Ojos enrojecidos, llorosos
  • Fiebre
  • Tos

Luego de una semana o dos los signos y síntomas empeoran. La mucosidad espesa se acumula en las vías respiratorias y causa una tos incontrolable. Los ataques graves y prolongados de tos pueden:

  • Provocar vómitos
  • Volver el rostro enrojecido o azulado
  • Causar fatiga extrema
  • Terminar con un sonido silbante y chillón agudo al inhalar aire

Que hace la Tos ferina

Como tratar la Tos ferina

Alimentos y dieta recomendada para tratar la Tos ferina

Opciones para tratar la Tos ferina

Recomendaciones para el tratamiento de la Acidez estomacal en su casa

Llama al médico si tú o tu hijo tienen ataques de tos prolongados que causan:

  • Vómitos
  • Coloración roja o azul
  • Dificultad para respirar o pausas notables en la respiración
  • Inhalaciones con un sonido chillón

Suplementos recomendados para el tratamiento la Acidez estomacal

 

Causas

Un tipo de bacterias, llamadas «Bordetella pertussis», provoca la tos ferina. Cuando una persona infectada tose o estornuda, diminutas gotitas llenas de gérmenes se esparcen en el aire y son inhaladas hacia los pulmones de las personas que están cerca.

Factores de riesgo

La vacuna contra la tos ferina que se recibe en la niñez pierde su efecto a la larga. Esto deja a la mayoría de los adolescentes y adultos expuestos a la infección durante un brote, y siguen produciéndose brotes.

Los bebés menores de 12 meses de edad que no están vacunados o que no recibieron todas las vacunas recomendadas tienen el mayor riesgo de complicaciones graves y muerte.

Complicaciones

Los adolescentes y adultos frecuentemente se recuperan de la tos ferina sin problemas. Cuando se presentan complicaciones, tienden a ser efectos secundarios de la tos agotadora, tales como:

  • Costillas fisuradas o fracturadas
  • Hernias abdominales
  • Vasos sanguíneos rotos en la piel o en la parte blanca de los ojos

Bebés

En los bebés, especialmente los menores de 6 meses, las complicaciones de la tos ferina son más graves y pueden comprender:

  • Neumonía
  • Respiración lenta o interrumpida
  • Deshidratación o adelgazamiento debido a las dificultades de alimentación
  • Convulsiones
  • Daño cerebral

Como los bebés y los niños de uno a dos años están en mayor riesgo de complicaciones de la tos ferina, es más probable que necesiten tratamiento en un hospital. Las complicaciones pueden poner en riesgo la vida de los bebés menores de 6 meses.

Prevención

La mejor forma de prevenir la tos ferina es mediante la vacuna contra la pertusis que los médicos suministran junto con otras vacunas que actúan contra otras dos enfermedades graves: la difteria y el tétanos. Los médicos recomiendan comenzar la vacunación durante la infancia.

La vacuna consta de una serie de cinco inyecciones, que por lo general se administran a niños de estas edades:

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • 15 a 18 meses
  • 4 a 6 años

Efectos secundarios de la vacuna

Los efectos secundarios de la vacuna son generalmente leves y pueden incluir fiebre, mal humor, dolor de cabeza, fatiga o dolor en el lugar de la inyección.

Inyecciones de refuerzo

  • Adolescentes. Debido a que la inmunidad de la vacuna contra la pertusis tiende a disminuir a los 11 años de edad, los médicos recomiendan una vacuna de refuerzo a esa edad para proteger contra la tos ferina (pertusis), la difteria y el tétanos.
  • Adultos. Algunas variedades de la vacuna contra el tétanos y la difteria que se administran cada 10 años también brindan protección contra la tos ferina (pertusis). Esta vacuna también reduce el riesgo de transmitirles la tos ferina a los bebés.
  • Mujeres embarazadas. Los expertos en salud ahora recomiendan que las mujeres embarazadas reciban la vacuna contra la pertusis entre las semanas 27 y 36 de gestación. Es posible que esto también brinde protección al bebé durante los primeros meses de vida.

Medicamentos preventivos

Si estuviste en contacto con alguien que tiene tos ferina, tal vez el médico te recomiende antibióticos para protegerte de la infección en los siguientes casos:

  • Eres proveedor de atención médica
  • Estás embarazada
  • Se trata de un bebé menor de 12 meses de edad
  • Tienes una afección médica que podría ponerte en riesgo de contraer una enfermedad o de sufrir complicaciones graves, como un sistema inmunitario debilitado o asma
  • Vives con alguien que tiene tos ferina
  • Vives con alguien que tiene un riesgo alto de tener una enfermedad grave o complicaciones debido a una infección por tos ferina