5 Cosas que Personas Mentalmente Fuertes no Hacen

Puede que te sorprenda, pero la inteligencia solo representa un pequeño porcentaje de tus logros. La investigación está comenzando a revelar que la fortaleza mental, o «valor», juega un papel más importante que cualquier otra cosa para lograr sus metas en la vida.

Las personas mentalmente fuertes se comprometen a participar en hábitos de éxito y son capaces de manejar sus emociones, pensamientos y comportamientos de manera efectiva.

Si te encuentras participando en estas 5 cosas que las personas mentalmente fuertes no harían, no te castigues. Tengo soluciones sobre cómo puede reconocer y reemplazar estos hábitos poco saludables, para que pueda volverse mentalmente fuerte.

Comprométete a aprender a identificar las trampas comunes en las que eres propenso a caer, para que puedas dominar tu mente y convertirte en la mejor versión de ti mismo.

Aquí hay 5 cosas que las personas mentalmente fuertes no harán.

1. No se entregarán a fallas o errores pasados.
El fracaso es una parte normal de la vida. Cualquiera que sea el objetivo que esté tratando de lograr, cometerá errores y fracasará.

Una persona mentalmente fuerte es capaz de aprender de sus errores y usarlos como combustible para impulsarlos hacia adelante. No ven los contratiempos como fracasos, sino como oportunidades para aprender y ser más.

Alternativamente, una persona débil no puede recuperarse del fracaso. Por lo general, asocian mucho dolor a sus contratiempos y tienden a hacer un gran problema con las cosas que están fuera de su control.

Tienen miedo de dar un salto de fe y probar algo nuevo, por temor a fracasar. Como resultado, permanecen en su zona de confort.

Si fallaste en el pasado, es hora de dejarlo ir. El pasado es historia.

Tus fracasos no determinarán tu futuro a menos que tú lo permitas. En palabras de Tony Robbins, “El pasado no es igual al futuro”.

Cambia tu mentalidad y busca lo positivo en cada experiencia. No te detengas en tus problemas en la vida. ¡Concéntrese en lo que tiene control y siga adelante!

2. No se compadecerán de sí mismos.
Las personas mentalmente fuertes asumen la propiedad y la responsabilidad de sus elecciones en la vida, mientras que las personas débiles crean historias y desempeñan el papel de víctimas. Culpan a los demás y a las circunstancias externas por sus defectos en la vida.

Como resultado, estas personas terminan aferrándose a sus problemas y llevan este equipaje con ellos hacia el futuro.

Alternativamente, las personas mentalmente fuertes reconocen que cuanto antes asumas la responsabilidad de tu vida, más feliz y saludable te vuelves.

La investigación muestra que las emociones positivas en realidad pueden hacernos más saludables.

Según la Dra. Laura Kubzansky, profesora de salud y desarrollo humanos en la Escuela de Salud Pública de Harvard, las personas con gran vitalidad emocional tienen un riesgo mucho menor de desarrollar enfermedades del corazón, en comparación con las personas menos expresivas emocionalmente.

No seas víctima de tus circunstancias. Levántate, disipa las emociones negativas y asume la responsabilidad de tu vida.

Como dijo Viktor Frankl: “Cuando no podemos cambiar el resultado, tenemos el desafío de cambiarnos a nosotros mismos”.

3. No se rodean de personas negativas.
Las personas negativas pueden chuparte la vida, agotando tu energía emocional y mental. Es por eso que las personas mentalmente fuertes son conscientes de con quiénes se rodean.

El hecho es que con quién pasas el tiempo es en quién te conviertes. ¿Tus amigos te elevan o te derriban? Si es lo último, es hora de encontrar nuevos amigos.

Las personas débiles permiten que la energía tóxica entre en sus vidas porque no pueden desarrollar límites saludables. Estudio tras estudio muestra que la negatividad tiene un impacto drástico en su bienestar físico, mental y financiero.

Alternativamente, las personas mentalmente fuertes no toleran el comportamiento de segunda clase o la negatividad. Saben cuándo poner la línea en la arena y tienen la capacidad de decir que no cuando alguien no está sirviendo a su yo superior.

4. Las personas mentalmente fuertes no se juzgan a sí mismas ni a los demás.
Las personas mentalmente fuertes no se dejan atrapar por el drama. Se niegan a permitirse el acto de hablar menos de sí mismos o de los demás. Buscan lo bueno en todo y en todos.

Norman Vincent Peale lo dijo mejor: «Cuando esperas lo mejor, liberas una fuerza magnética en tu mente que, por una ley de atracción, tiende a traerte lo mejor».

Si se pregunta por qué su vida podría ser un desafío en este momento, mire dónde está enfocando sus pensamientos. Si te enfocas en lo malo y te quejas constantemente, atraerás más de eso a tu vida.

Una investigación de la Universidad de Stanford ha demostrado que quejarse encoge el hipocampo, un área del cerebro que es fundamental para la resolución de problemas y el pensamiento inteligente.

Sé consciente de las palabras que pronuncias. Tienen el poder de moldear tu realidad.

5. Las personas mentalmente fuertes no son perezosas.
Las personas mentalmente fuertes son disciplinadas y comprometidas con todo lo que hacen. No se centran en la gratificación y los placeres instantáneos. Más bien, siempre miran hacia adelante y piensan a largo plazo.

Alternativamente, las personas débiles luchan con la disciplina de cualquier tipo, porque no han podido dominar su forma de pensar y sus emociones. Viven en sus zonas de confort y, como resultado, no logran crecer.

Todo lo que deseas en la vida está fuera de tu zona de confort. Los estudios demuestran que salir de su zona de confort conduce a una mayor productividad, creatividad y capacidad para hacer frente a cambios inesperados.

Cuando hay un desafío o una crisis en sus vidas, las personas mentalmente fuertes se levantan y actúan.

Ser productivo y disciplinado es un hábito, por eso soy muy fan de los rituales matutinos. Cuando comienza el día haciendo cosas que son proactivas, lo prepara para el éxito, lo que se traduce en cada área de su vida.

5 Cosas que Personas Mentalmente Fuertes no Hacen

Peter A Soto

Licenciado en Educación y Profesor de Inglés. Profesor Becado Fulbright. Desarrollador de Sitios Web. Instructor de Artes Marciales en San Diego, California.